Grinch: El Cuento de Navidad como nunca te lo habían contado

Grinch


 

Basado en la novela de Charles Dickens A Christmas Carol.

Vector de la portada diseñado por Freepik.

© 2017, Rosario Vila.

Todos los derechos reservados.

 


 

UNO

Cuanto más se acercaba la hora, más ganas me daban de amorrarme al dispensador del jabón de manos para suicidarme. Lo estaba mirando de reojo mientras Bea se hacía un selfie frente al espejo del lavabo con cara de proveedora de orgasmos, fingiendo que sólo quería comunicarle a todo Facebook que seguía en la oficina. Como si a alguien le importara… El jabón era de fresa, podía ser una muerte dulce. Cualquier cosa era preferible a ir a la cena de Navidad de la empresa. Encima me había tocado hacerle el regalo del amigo invisible a Lorena, como si Lorena tuviera amigos que no lo fueran. ¿Quién iba a querer juntarse con una plasta que no sabía hablar de otra cosa que no fuera…?

1) Lo guapo que era su horroroso bebé.

Tenía dos años, pero si hubiera ido a pedir la tarjeta dorada de Renfe se la habrían dado sin pedirle el DNI. Aparentaba, como mínimo, sesenta y tres.

2) Lo maravilloso que era su robot de limpieza.

No sería tan maravilloso cuando no se la había tragado ya a ella.

3) Lo atento que era su marido.

¿Atento? Si hubiese puesto atención se habría dado cuenta de que se había casado con un murciélago. QUÉ-FEA-ERA.

—Oye, ¿te importa hacerme una foto? —me pidió Bea. Estaba sentada sobre la encimera de los lavabos. Se había retorcido con las piernas cruzadas y su postura, que pretendía ser casual, no podía ser más forzada. Para fingir que se trataba de una foto robada tenía en la cara la típica expresión de «¡Hala, tía, mira quién está ahí! ¡Acaba de entrar Pablo Alborán!». Continue reading →

Anuncios

Oferta Black Friday

Por tiempo limitado. Consigue el eBook AQUÍ

BF

Dicen que han dicho que dentro de nada os vais a divertir…

A la venta el 30 de octubre en todas las plataformas de Amazon. ¡Aquí tenéis un adelanto!

 

DQHD-Portada

Qué asco de humedad. Estoy, pero fatal. Esto no es vida —me dijo Reme con un brazo apoyado sobre mi mostrador. Sacudía la cabeza con la mirada perdida, como si intuyera su muerte.

Vamos, Reme, no será para tanto —la animé.

Claro, a ti los tendones del cuello no te tiran de la vejiga como a mí —me soltó ofendida.

Ni a mí ni a nadie —le informé.

Ah, ¿si? ¿Y por qué crees que he orinado de pie esta mañana? ¿Por gusto? —me preguntó—. Ni siquiera podía estirar el brazo para coger el papel higiénico, me he tenido que limpiar con el geranio de tela de la repisa —me dijo volviendo a hacerse la moribunda.

Supongo que después lo habrás tirado —le sugerí desconfiada.

¿Qué clase de guarra crees que soy? Pues claro que no he vuelto a colocarlo en su sitio. Lo he llevado al cementerio y se lo he puesto a mi suegra.

Al oír eso puse mi mano sobre su frente y le dije:

Sí, creo que tienes fiebre.

Te lo he dicho, estoy muy mal. Ahora mismo tengo una piel de pollo que no es normal. Es como si estuviera metida en un frigorífico, entre un táper de ensaladilla rusa y una sandía —se quejó frotándose los brazos.

¿Piel de pollo? Yo creo que lo que tienes es piel de lagarta —le contesté.

Reme tenía mucho cuento. No conocía a ninguna persona que tuviera más enfermedades que ella, cada día sufría una diferente. Era muy buena amiga, de las mejores que podría tener. Pero también era una hipocondríaca, una cosa no quita la otra.

Es por los antiinflamatorios que tomo para la torsión del ovario, me la dejan muy reseca. —Se rascó el brazo con la uña y lo levantó frente a mis ojos para demostrarme su teoría—. Oye, ¿sabes que hay un forastero en el pueblo? —me preguntó sonriente. Recuperó de repente la salud.

¡Hay un tío nuevo en el pueblo! —gritó Maite.

Entró asfixiada por la puerta de la tienda en ese instante. Venía sudada, como si hubiera venido corriendo desde Ceuta sin repostar. Se quedó frente al mostrador doblada hacia adelante con las manos apoyadas en las rodillas, intentando recuperar el aliento. Continue reading →

¿Jugamos?

Haz clic en el puzle para comenzar a jugar.

preview20 piece

Lee los primeros capítulos AQUÍ

Consigue el eBook AQUÍ

Promoción

Un plan muy Dulce está de oferta. ¡Consíguelo AQUÍ!

PromoDulce

¿Quién dijo qué?

¿ERES CAPAZ DE UNIR CADA NÚMERO CON SU LETRA?

Y me lo quería perder:AzulPatasArriba_OKglossynuevaPromoDulceGaryRetratoNueva.jpgmakeupgirlnueva

(¡La solución en el comentario de esta entrada!)

1. Mi madre y mi tía se pasan las tardes en ese club de labores haciendo colchas de ganchillo, fundas de ganchillo para cojines, fundas de ganchillo para el papel higiénico, fundas de ganchillo para el móvil, fundas de ganchillo para el palo de selfie, fundas de ganchillo para las fundas de ganchillo, y todo lo inimaginable siempre y cuando sea de ganchillo. No puedo más con el odioso ganchillo, de verdad. Cualquier día de estos hacen una nave espacial de ganchillo y se van a la búsqueda de un planeta nuevo para llenarlo de tapetes y fundas.

2. Como no sé qué hacer, comienzo a dar chasquidos con los dedos para comprobar si así puedo desaparecer como por arte de magia. Lo que intuyo que debe quedar un poco raro. Y al pensarlo me acuerdo de un hombre del pueblo de mi madre que va siempre por la calle con un plumero bajo el brazo y un trozo de queso en la otra mano, porque el pobre no está bien. Por lo que deduzco que mi madre me podría estar escondiendo algo y que ese pobre hombre y yo somos parientes sospechosamente cercanos.

3. Me ha costado mucho reunir dieciocho códigos de barras de esas pastillas de caldo. Se las he estado echando a todo lo que te puedas imaginar para conseguir gastarlas, hasta a los bocadillos. Ahora mismo tengo un elevado nivel de potenciador del sabor en la sangre. Espero que la policía no me pare para hacerme soplar unas lentejas.

4. Y la culpa la tuve yo, porque cuando nació no pude evitar verle como una cosa con la que jugar. Si mi hermano no me lo hubiera quitado de las manos en una ocasión lo habría tirado por la ventana para ver si volaba.

5. Veía a ese hombre como a un gurú de los tintes y me decía que si Dios se arreglaba la barba seguro que se la recortaba como él.

6. ¿No pensará usted que se va a quedar aquí hasta que la vida en la Tierra se extinga? Eso significaría que iba a cobrar una larga pensión por jubilación que el Estado no estaría dispuesto a concederle, y que sus descendientes futuros y lejanos ya no sabrían cómo llamarle. ¿Acaso sabe usted cuál es el término exacto para designar al abuelo de la abuela de su tatarabuelo? ¿A que le sería más fácil llamarle simplemente Sinforosio? Y eso contando que se encontrara usted cepillándose los dientes, con la boca llena de espuma. Vamos, un engorro tonto e innecesario por el que El Creador no nos va a hacer pasar.

A. Lola (Glossy Look/Makeup Girl)
B. Paz (Patas arriba)
C. Sara (Retrato de una mentirosa)
D. Edith (¿Qué fue de Gary L’Amour?)
E. Dulce (Un plan muy Dulce)
F. Susana (Y me lo quería perder)

Chick Lit elevado al cubo = Final feliz

FIN:YMLQP