Po’boys, Beignets y Gumbo


Sara Sanz –además de no poder parar de mentir– no puede parar de comer y, como es costumbre en ella, se pone como Falete en un buffet libre cuando viaja a Nueva Orleans (capítulo 22-26). Y quien haya leído Retrato de una mentirosa probablemente habrá pensado: “ya, muy bonito. Todos esos platos suenan muy bien en inglés. Pero, ¿qué es lo que se está comiendo Sara Sanz? ¿Qué pinta tiene? ¿Qué día es hoy?, ¿miércoles? ¿Dan hoy el Príncipe?”.

 
Pues bien, un Po’boy es un plato Criollo de Luisiana que consta de marisco, lechuga, tomate y pan; todo esto aderezado con salsa. Sí, en efecto, lo que se conoce popularmente como un bocadillo. Pero que a nadie se le ocurra llamarle “bocadillo” a un Po’boy porque, como deduciréis por la foto, los Sureños están tan orgullosos de sus Po’boys que hasta les celebran festivales. Resumiendo, que un Po’boy tiene casi la misma pinta que el bocadillo de calamares que te puedas comer en un bar de Madrid, pero con un nombre typical americano.

 
Un orgulloso Po’boy exhibiéndose sin pudor ante menores de edad

Po'boys, beignets y Gumbo

Los Beignets: esos donuts que no se parecen en nada a un donut. Al menos a los de Panrico. Pero si nos paramos a pensar, Panrico no es un señor con bigote nacido en el Sur Profundo de Estados Unidos. Panrico es una fábrica española de bollería industrial. Así que, ¿qué sabrá Panrico de donuts? En conclusión, que un Beignet es un híbrido entre un buñuelo y un donut, pero sin el boquetillo del centro. Por cierto, que el Cafe Du Monde –local de Nueva Orleans que también se nombra en el libro– es famoso precisamente por sus Beignets.

 
Unos felices e inocentes Beignets a punto de ser devorados por un desalmado turista

IMG_3582

 

El Gumbo: la paella disfrazada de plato típico Sureño. Así que, básicamente, el Gumbo es arroz caldoso con marisco, y el caldo aquí marca la “diferencia”. Como en el caso del Po’boy, se trata de un plato típico Criollo. Lo que significa que tiene su raíz en esos entrañables colonos europeos que un buen día decidieron que ya era hora de echar a los indios de su tierra. Sí, incluid en este honorable hecho a nuestros antepasados españoles, para que veáis que el mundo es un pañuelo.

 

Gamba haciéndose la sueca en un plato de Gumbo

Louisiana_Gumbo

 

Y hasta aquí el momento culinario Retrato de una mentirosa. A pesar de los parecidos sospechosos nunca le hagáis ascos a un Po’boy, a un Beignet, o a un plato de Gumbo. Y si tenéis pensado ir a Estados Unidos no os dejéis seducir por libros como Sexo en Nueva York o Loca por las compras en Manhattan. Hay sitios mucho más interesantes, más bonitos y con mucha más historia que Nueva York en ese país. Como, por ejemplo, Nueva Orleans y su Barrio Francés.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s