Videoconferencias desde Fred: La señora Petersen, su nueva moto y un “viejo conocido”

Videoconferencias

 

—¡Paz! ¡Qué buena cara se te ve! —me saluda Brita feliz desde la pantalla de mi portátil—. Seguro que se ha comido nuestro queso, los gnomos que viven en Fred cuidan muy bien del pasto que comen nuestras cabras —le dice a continuación a Helga, quien está a su lado ocupando casi todo el encuadre de la webcam.
—Supongo que serán los mismos gnomos que hipnotizan a las cabras para que hagan cosas en contra de su voluntad, ¿verdad? —le pregunta Helga, girándose un tornillo imaginario en la sien.
—No empecemos, ya te he dicho muchas veces que no es normal que se te escapen por la noche y vuelvan por la mañana con el pelo revuelto. Una cabra necesita sus horas de sueño —le contesta Brita.
—Me alegra ver que no habéis cambiado nada —les digo divertida.
—¿Por qué íbamos a hacerlo? Así estamos muy bien —me responde Brita.
Yo estoy bien. Pero tú estás fatal, te vi hace unos días detrás de tu casa, hablando con una piedra cubierta de moho —le dice Helga.
—Era un trol —le responde Brita con mucha convicción.
Helga mira directamente la pantalla de su ordenador. Pero mirándome a mí, como si me tuviera justamente enfrente y no nos separaran miles de kilómetros, y al cabo de unos segundos me dice:
—Era una piedra.
—¡Era un trol! Todo el mundo sabe que en Noruega hay a montones, no sé por qué te empeñas en acabar con nuestra cultura —le recrimina Brita.
—¿Podrías decirme… quién es exactamente todo el mundo? —le pregunta Helga, mirándola de reojo.
—¡Cómo voy a poder decírtelo exactamente! ¿Crees que puedo acordarme de los nombres de todos los habitantes de Escandinavia? Algunos viven en lugares recónditos, para el resto de la humanidad no existen —dice Brita.
—Ya… Como los gnomos y los troles —murmura Helga.
—E-ra-un-trol —le dice Helga amenazante.
—Bueno, ¿y qué os contáis? ¿Cómo va todo por Fred? —les pregunto sonriente.
—Uh… Te estás perdiendo cosas muy divertidas —me dice Brita excitada.
—¿Te refieres a lo de la señora Petersen? —le pregunta Helga.
—A eso mismo, sí —le responde Brita.
—Te estás perdiendo cosas muy divertidas —me dice Helga.
—¡Pues eso acabo de decir! —exclama Brita—. La señora Petersen se ha comprado una moto —me susurra después, como si alguien indeseado pudiera oírla.
—¿De verdad? Pero, ¿cuántos años tiene? ¿No es la misma señora Petersen que se cayó al fiordo el año que Fred ganó, pero que no ganó, el concurso de bollos de canela? —le pregunto impresionada. Continue reading →

‘Patas arriba’ Finalista del Concurso Indie de Amazon

Después de tres meses participando en el concurso para autores independientes que organizan Amazon y El Mundo, Patas arriba ha sido seleccionada una de las novelas finalistas de este año. Gracias a tod@s los que os habéis interesado tanto por el libro como para comprarlo y valorarlo. Y, a l@s que sintáis curiosidad por leerlo, os informo de que lo podéis encontrar en todas las plataformas de Amazon a precio promocional; por solo 0,99€ durante todo el mes de octubre.

cif